Tema: enlaces

Abrir los enlaces en la misma ventana o en ventana nueva, un eterno dilema

Es un tema sobre el que ya se ha hablado mucho, pero todavía en 2014 me encuentro de vez en cuando metido en esta discusión con alguien: ¿qué es lo más correcto al incluir enlaces en nuestra web? ¿Abrir en una ventana nueva o en la misma ventana?

Por supuesto, cada “experto” en usabilidad tiene su opinión al respecto. Voy a exponer a continuación los argumentos habituales a favor del sí y el no, para finalmente indicar cuál es mi opción preferida. Ya os adelanto que soy bastante purista…

Para empezar, aunque sea evidente, decir que todo el mundo está de acuerdo en que el enlazado interno -los links que sirven para la navegación dentro de nuestra web- debe abrirse en la misma ventana. La verdad es que lo contrario sería un comportamiento de lo más extraño, así que en este punto nada que añadir.

El problema viene con los enlaces externos, los que conducen a una web distinta a la nuestra. ¿Debemos abrir estos enlaces en la misma ventana o en una nueva?

Abrir enlaces externos en una ventana nueva

Lo primero a tener en cuenta es que con estos enlaces, el usuario abandona nuestra web. De hecho, éste es el argumento principal de quienes están a favor de usar una ventana nueva: no quiero que el usuario se vaya de mi web, así que el enlace se lo abro en otra ventana. De  este modo se “fuerza” al usuario a permenecer en nuestra web aunque haya hecho clic sobre un enlace que le conduce fuera de ella.

Parece razonable ¿verdad? En términos de nuestra web, de nuestro negocio, quizá sea lo más lógico.

Abrir enlaces externos en la misma ventana

Esta es la opción tradicional. Era la recomendación desde los inicios de la web, cuando todos los hiperenlaces tenían el mismo aspecto y no existía la navegación por pestañas. Si un usuario hacía clic sobre un enlace teníamos dos opciones: seguir navegando hacia el destino de ese enlace en la misma ventana o usar un target=_blank y abrir de forma emergente una ventana nueva.

No obstante, hoy día los navegadores incluyen pestañas. Y además ofrecen al usuario la posibilidad de abrir en una pestaña nueva (con el botón derecho). Los detractores de la ventana nueva esgrimen como argumento que no debemos realizar una acción que el usuario no haya solicitado. Si hace clic sobre un enlace debemos navegar en la misma ventana, mientras que si quiere abrir una pestaña/ventana nueva ya usará el botón derecho y seleccionará la opción deseada. Desde un punto de vista puramente UX, también parece una opción acertada.

¿Qué hacer entonces?

Bien, dados los argumentos anteriores, la decisión que tomemos tendrá mucho que ver con nuestra filosofía: ¿qué consideramos más importante? ¿La mejor experiencia de usuario posible o mejorar los datos de nuestro site? ¿Desarrollamos centrándonos en el usuario o damos prioridad a nuestras necesidades de negocio? No hay que olvidar que si abrimos en ventana nueva podemos llegar a tener mejores métricas de tiempo en página, páginas vistas por usuario, menos porcentaje de rebote, etc.

En este punto, se plantean dos preguntas:

1) ¿Realmente ayudamos a nuestro negocio forzando al usuario a permanecer en nuestra web?

Si un usuario quiere irse de nuestra web ¿es buena idea “obligarlo” a quedarse? En muchos casos, si ve que se abre una pestaña nueva en su navegador, lo que hará es cerrar la que se ha mantenido abierta. Y de algún modo le estamos “molestando” al tener que hacer en dos clics lo que podría hacer en uno. Habrá muchos usuarios inexpertos que no perciban nada molesto en ello, pero otros sin duda pensarán “¿por qué me abres una pestaña? Si quiero hacerlo ya lo haré yo, gracias”.

Además, las posibles métricas que se vean impactadas por desarrollar de este modo ¿no son un maquillaje de la realidad? ¿Necesitamos “engañar” o convencer a alguien mejorando nuestros datos? Si es sólo para nuestro análisis interno ¿por qué no dejar que todo transcurra de forma natural y tener unos datos del comportamiento del usuario en nuestra web más cercanos a la realidad?

2) ¿Qué comportamiento espera el usuario al hacer clic en un enlace?

Quizá esta es la pregunta más importante. Seguramente un usuario experimentado utilizará las posibilidades que le ofrece el navegador y abrirá en pestaña/ventana nueva cuando lo desee. A este usuario probablemente le moleste que le abran una pestaña sin solicitarlo explícitamente.

Pero ¿qué hay de los usuarios menos expertos? ¿Cual es su expectativa natural? En usabilidad se suele hablar de lo que está implantado insconscientemente en la mente de los usuarios desde los inicios de internet. Si un usuario ve algo subrayado, lo suele interpretar automáticamente como un enlace. Los clics en los enlaces originalmente tenían como resultado habitual la navegación (no abrir ventana nueva), así que quizá sea esto lo más natural.

¿Sigue siendo esto así hoy en día? Muchos usuarios han llegado a internet cuando las pestañas en los navegadores ya eran habituales y algunos perciben como algo normal que se le abra una pestaña nueva al clicar un enlace. Incluso encuentro a algunos que lo prefieren. Tienen la sensación de que si se hace clic sobre un enlace en medio de un texto y se abre en la misma ventana, se le ha interrumpido la lectura. No querían irse todavía, querían que se abriera en una pestaña, aún sin solicitarlo expresamente.

Mi recomendación:

Como ya apuntaba al inicio del post, soy bastante tradicional en esto. Y para mí hay un punto clave que me disipa toda duda. Creo que debemos permitir al usuario hacer lo que le plazca, ponérselo lo más fácil posible y sobre todo no limitarlo en sus decisiones. Si desarrollamos para abrir los enlaces en la misma ventana, el usuario siempre seguirá teniendo la opción de abrir en una ventana nueva. Por el contrario, si nuestros enlaces salientes están programados para abrirse en una ventana nueva, el usuario no tiene la opción de abrir en la misma ventana, le quitamos esa posibilidad.

En definitiva, pensando en el usuario para mí no hay lugar a dudas: debemos abrir en la misma ventana. Otra cosa es que tengamos necesidades dentro de una empresa de mejorar nuestros ratios de lo que sea y hagamos una pequeña “trampa” para influir los resultados inmediatos. Como estrategia a largo plazo quizá no es lo más conveniente, pero puede haber algún caso en que abrir en una ventana distinta sea lo lógico o simplemente necesario.